• (+34) 611.43.50.58
  •    
  • info@pladurjj.com

Bajar techos con Pladur / Yeso Laminado

Una de las tareas mas comunes en el proceso de remodelación de una casa es bajar un techo. Hoy día no es habitual que los espacios se caractericen por tener gran altura en sus techos porque esto conlleva a que el mismo se vea afectado por poca iluminación interior, espacios mas fríos y menos confortables, mayor concentración de ruido, etc.

Para dar solución a estas razones es que se procede a construir un falso techo revestido de cartón yeso o pladur que permite al usuario escoger la altura deseada del mismo.

Estructura. Para el montaje de la estructura que dará soporte al falso techo, podemos valernos de tablas de madera o vigas de acero galvanizado. El primer paso es medir las paredes del espacio para saber las dimensiones de la estructura. El armazón toma la forma del espacio y sobre el mismo se colocan las tablas de madera o acero en forma transversal (clavados por encima) y longitudinal (clavados por debajo) separados máximo uno del otro a 50 cm para mayor soporte.

Hecho esto se incrusta este esqueleto en las paredes a la altura deseada. Para un mejor montaje es aconsejable que cada 40 cm se perfore la pared y se coloquen tacos plásticos para fijar los tornillos, los cuales recomendamos sean de un grosor y tamaño moderados para que no ocurran daños físicos en la madera y en la pared.

Revestimiento. Concluido el esqueleto de madera o acero se procede a cubrirla con los paneles de yeso laminado o Pladur. Cabe resaltar que actualmente se utiliza más este material porque es una pieza en paneles ya listos y fácil de instalar, desplazando al yeso tradicional que toma tiempo en secar. Para una mayor durabilidad del trabajo es recomendable fijar los paneles en las barras de madera o de acero que en la estructura, con clavos de cabeza chata para mejor terminación. Hecho esto, el último consejo a aplicar es colocar una masilla para emplastecer y ocultar los espacios en blanco entre paneles, lo que nos garantiza una terminación similar en todo el techo.

Sin reforma. Existen múltiples maneras de ocultar la altura excesiva de un techo sin realizar en ella un trabajo de remodelación. Una de ellas es modificar la percepción visual, que corresponde al aspecto estético del espacio. La manera mas común es “divertirse” con los colores y formas que conforman el espacio. Este método nos permite influir en las sensaciones que el mismo arroje al usuario. Otra técnica recomendable es el uso de nuevas texturas en las paredes, como es el caso del papel pintado, para disminuir altura en el ambiente. Sin embargo, este recurso no es óptimo en lugares pequeños debido a la magnitud de sus dibujos y colores.

Fuente: http://www.arqhys.com

Rehabilitación energética de la envolvente mediante aislamiento trasdosado interior

Hemos visto en posts anteriores como mejorar las prestaciones térmicas de los cerramientos en los edificios, mediante la adición de aislamiento por el exterior (SATE) y mediante el insuflado en cámara. Existe otra alternativa a estos dos sistemas: el trasdosado interior de aislamiento térmico. Este sistema se puede aplicar tanto en cerramientos exteriores, como en particiones interiores verticales, y aunque tiene desventajas frente a otras soluciones similares, es una solución efectiva que reduce la demanda energética en los edificios.

La adición de aislamiento térmico por el interior, mediante un sistema trasdosado es una alternativa, cuando no se puede actuar por el exterior del cerramiento, o éste no dispone de cámara para rellenar. El máximo inconveniente es que reduce la superficie útil habitable del inmueble, y que no se aprovecha toda la masa térmica del cerramiento existente, como sí lo hace un SATE. Sin embargo, aunque no resuelve todos los puentes térmicos, sí es más efectivo que el insuflado en cámara, en este sentido.

Tipos de trasdosado interior

Existen dos sistemas de trasdosado por el interior:

1. Trasdosado directo: El aislamiento se aplica directamente sobre una base de apoyo (resistente para garantizar la estabilidad) mediante fijaciones mecánicas, y sobre éste, paneles de yeso laminado adheridas. Sobre estos paneles se le aplica un acabado de pintura.

2. Trasdosado autoportante: Las placas de aislamiento térmico se colocan entre los montantes de la estructura auxiliar de apoyo de los paneles de yeso laminado, fijados mecánicamente a los perfiles Finalmente se aplica una pintura como acabado final de los paneles. Al ser autoportante, no utiliza el cerramiento como soporte.

Ventajas del aislamiento trasdosado interior:

El sistema de trasdosado interior se adapta al tipo de cerramiento existente (tanto si es resistente como si no) y lo mejora. Además ofrece las siguientes ventajas frente a otros sistemas:

– Es una intervención rápida y sencilla, ya que es un sistema de construcción en seco, sin tiempos de espera de secado.

– No necesita instalar andamios, invadiendo la vía pública. Es una obra menor.

– Permite sanear y nivelar el cerramiento existente desde el interior así como alojar las instalaciones que discurran por él.

– Se puede ejecutar en una única vivienda, independientemente del resto en un edificio residencial.

– Mejora el aislamiento térmico, y en función de las prestaciones de aislante que se coloque, también el aislamiento acústico.

Tipos de aislamiento utilizado:

1. Lana mineral: El aislante de lana mineral (lana de vidrio o lana de roca) en trasdosados, se instala en forma de paneles semirrígidos y se colocan entre los perfiles metálicos del sistema autoportante (también se utiliza en trasdosado directo). Mediante este sistema se puede mejorar puentes térmicos superficiales integrados en la fachada: contornos de huecos, caja de persiana, dinteles y pilares en fachada; sin embargo no resuelve frentes de forjado, intersección de fachada con muro, etc…

2. Poliestireno expandido (EPS): El poliestireno expandido o EPS es un material plástico celular y rígido, espumado (contiene aire) y que se utiliza en el sector de la edificación como aislante térmico y acústico.

Se instala generalmente mediante el sistema de trasdosado directo, cuando el cerramiento existente sirve de soporte (es estable).

3. Poliestireno extrusionado (XPS): Cuando el poliestireno extrusionado se aplica por el interior, hay que utilizar XPS sin piel de extrusión, que permita el agarre del yeso que se aplica como acabado final. Las planchas de XPS se pegan al soporte existente mediante un adhesivo (cemento-cola), y opcionalmente también con fijaciones mecánicas. Como revestimiento final se aplica un guarnecido de yeso negro, y sobre éste, el yeso blanco.

4. Poliuretano: Es un material con elevada capacidad aislante y duradero en el tiempo (25 años). Se aplica por el interior cuando no existe cámara, o ésta no es accesible. También es una solución complementaria cuando la cámara existente dispone de poco espesor.

Generalmente se aplica en el interior proyectando el poliuretano, o bien con planchas conformadas, sobre el que se instala placas de yeso laminado. Cuando el trasdosado es directo, se puede ejecutar con conjuntos de plancha de poliuretano y placa de yeso, o bien ejecutando in situ este sistema constructivo.

En el caso de muros existentes con cámara de aire, se puede demoler el trasdosado existente, y aplicar el aislamiento, corrigiendo de manera más efectiva determinado puentes térmicos. De esta manera, no se invade el espacio interior disponible.

Fuente: http://www.certificadosenergeticos.com/

Solicita presupuesto sin compromiso ahora mismo!

No dudes en contactarnos para preguntarnos cualquier duda que tengas en la reforma de tú vivienda.